El Siempre va a estar

La eliminatoria que enfrentó al Real Madrid frente al Bayern Munich puso de relieve que entre tanta calidad, y en temporadas tan largas donde los estados de forma varían, figuras menos protagonistas pueden serlo en un momento determinado. En el Bernabéu, Marcelo y Carvajal tocaron la pelota más que nadie en las filas blancas, convirtiendo las bandas en un permanente lugar de encuentro en el que apoyarse o desde donde desequilibrar. En concreto, la banda derecha del Real Madrid esta campaña tiene una historia que contar, que involucra a dos de los mejores futbolistas del plantel, Gareth Bale y Luka Modric, los cuales no pasan por su mejor momento. Para que eso no se haya notado tanto, un paso adelante. El de Daniel Carvajal, que en el día de hoy podría tener hasta cuatro compañeros diferentes.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Debe puntualizarse el crecimiento que ha llevado a Carvajal a ser capaz de interpretar como escudero tanto como mostrar un talento ofensivo y defensivo de primer orden, tan constante como determinante en muchos lances del juego. Su conocimiento de la posición, su continuidad en el equipo y su competitividad, labrada con dos Copas de Europa, le sitúan como un integrante destacado de la versión más completa de su equipo, que hoy tendrá ante el Barcelona la posibilidad de acercarse a un nuevo título de Liga. Sin estar asegurada la presencia del crack galés en el ‘XI’ de Zidane, el acompañante en la derecha del lateral puede pasar por tres opciones.

Una de las principales virtudes de Carvajal, extensible a los grandes laterales de hoy en día, es entender el protagonismo, sea suyo o de alguien superior que se sitúa por delante de él. Así ha sido con Gareth Bale, quien en este curso, principalmente después de su lesión, ha ejercido de hombre relevante sin tener protagonismo ni iniciativa en el juego, quedando no solo aislado sino fijando y abriendo en banda derecha. Para Zidane, la altura ofensiva de su lateral es una situación derivada del juego y no desde el inicio del mismo, pues quien suele dar amplitud en casi todo momento es el que juega por delante. Por eso, para Carvajal sería muy diferente el partido que dispute dependiendo de quien elija el francés en caso de que Bale parta desde el banquillo.

Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
La primera opción podría ser Isco, el más centrocampista de todas las opciones cuyas zonas más naturales se encuentran en el lado opuesto. Esta configuración recomendaría la versión más completa de Carvajal. Por un lado, Isco puede reforzar y ayudar a Modric a encontrar puntos de asociación que traten de recuperar su mejor nivel. Ahí, el ‘2’ se ha mostrado a la altura técnica y táctica, dando muestras de su progresión en la gestión del juego madridista, como apoyo y desahogo. Al mismo tiempo, también es esta elección la que le otorga un papel mucho más crucial en términos de profundidad, siendo el encargado de aparecer al espacio y ofrecer centros al área. Con Isco, Carvajal tendría que estar y llegar.