El Gran city

Todo esto resulta de especial interés si recordamos su etapa en Anfield, en especial la última temporada (2014-2015). Era la primera después de la marcha de Suárez; también el punto de inflexión que marcó el inicio del tempranero declive de Sturridge, maltratado desde entonces por incontables lesiones. Al no contar con un remplazo en la delantera, Rodgers ideó, imagino que inspirado por aquel antes y después que supuso el Pep-Team, una alternativa táctica como el ubicar a Raheem de falso nueve. Fue en esa posición donde vimos más cómodo al futbolista de origen jamaicano. Con una gran libertad posicional que le habilitaba para bajar a descargar o romper al espacio según el momento, Sterling mostró que su fútbol puede ser resumido con un atributo: la velocidad. En efecto, la velocidad impregnaba la totalidad de sus acciones, ya sea corriendo sin la pelota o maniobrando con ella en los pies. Era rápido pensando y también ejecutando, lo que se ejemplificaba con su facilidad para salir constantemente de las situaciones de presión del adversario. Un ritmo alto de partido, en el que el caos predominara y por tanto los espacios se multiplicaran, era el que mejor casaba con el estilo de juego del internacional inglés.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Las altas expectativas que se generaron respecto a él se templaron después de su mediocre primera temporada vestido de celeste. Quizá fue la losa por haber protagonizado un traspaso tan costoso, quizá el hecho no disponer de una holgura táctica como la precedente. Sea como sea, nada parecía indicar que su encaje fuera a mejorar con la llegada de Pep, en todo caso al revés. Pero el técnico catalán le dio un intangible de gran valor, la confianza plena, tal y como se desprende de su sistemática negativa a emplearlo como moneda de cambio por un futbolista ya consolidado como Alexis Sánchez. Y la importancia del apartado anímico en el fútbol, que a veces dejamos de lado, volvió a ejercer de gran protagonista.
Ya desde el mismo inicio de la temporada actual, Sterling pareció distinto, más fresco y sobre todo más efectivo en sus acciones, en especial aquellas que hacen referencia a la materialización de ocasiones. Es vital señalar que ha habido una visible evolución táctica durante esta etapa presente: mientras que en los primeros partidos su rol era muy parecido al de Sané, actuando prácticamente de chincheta posicional en banda, hoy en día (tal y como se explica en el texto) sus incursiones en la zona central son constantes. En otras palabras, podemos intuir que es tal la impresión que el desempeño de Raheem ha provocado en Guardiola que el de Santpedor ha querido potenciarlo, aunque eso implicara retocar su intrincado sistema.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Para concluir, debo admitir que, aunque en base a las líneas anteriores parezca lo contrario, no siento por Sterling una debilidad especial. Pienso que le falta la finura técnica de los grandes regateadores y el poso emocional de aquellos cracks capaces de liderar a sus equipos; en ese sentido, puedo afirmar que Sané me parece indiscutiblemente un auténtico jugadorazo, si no todavía sí a medio plazo. En cualquier caso, es obvio que Sterling es parte primordial del City que ha tiranizado la Premier League 2017-2018; también del que seguro no podrá las cosas nada fáciles al Liverpool durante la noche de hoy.