Portugal

El partido de ayer no me gustó casi nada. Es que ni lo mejor que tenemos, la pareja de centrales + Busquets (para mí, lo mejor del equipo) me agradó y me dio sensación de poder. No había itinerarios para llegar al área de Túnez, los laterales no dieron el nivel esperado, Iniesta+Silva+Isco tampoco conectaron y arriba Rodrigo parecía insuficiente para los defensas tunecinos. Aún no he argumentado nada de la Selección, pero desde su convocatoria, me faltan “kilos” y “centímetros”.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Este equipo no es aquél que contaba con Alonso-Xavi-Iniesta-Villa; para mí los elementos diferenciales de aquella Selección campeona de Europa y del Mundo. Pero es que tampoco tiene sustitutos de ese nivel. Al menos, no lo han demostrado todavía en sus equipos de manera regular (lo digo por Isco). El momento en el que está nuestra selección me recuerda a la España de 2002, la de Camacho. Y aquél equipo tenía una serie de jugadores especialistas (Joaquín en el dribling, De Pedro en el balón parado, Morientes en el remate de cabeza, Nadal-Hierro como pareja de centrales, Baraja como el hombre gol desde el medio,…) que este equipo no tiene. Jugadores que sin jugar bien, sin que el equipo esté a gusto, puedan hacer algo diferente. No sé, sigo pensando que Morata (Rodrigo), Javi Martínez (Nacho), Bartra (Odriozola) y Parejo (Thiago) debían haber sido incluidos entre los 23 y tener opción de un plan B. A día de hoy, si queremos tocar, los tenemos muy buenos, pero no ya a los mejores; si queremos correr, los tenemos muy buenos, pero no a los más rápidos; si queremos defender, tenemos a los mejores, pero ni están acostumbrados a ello, ni tienen recambio. Y si queremos cambiar de plan, solo veo diferencias en la elección del delantero y en el cambio de sistema. Ojalá me equivoque, pero esta Selección me da mucho aire a la de Iñaki Sáez.

Quizá la del 98 de Clemente, la de 2010 y la de Camacho hayan sido las que más me hayan gustado. De ellas, solo una llegó y pasó de semifinales (de hecho fue Campeona), pero las otras dos se quedaron fuera por pequeños (pequeñísimos) detalles. A esta Selección le veo poco recorrido.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Esto es un Mundial. Todos, todos dan mucho más de lo esperado. La expectación, el mundo que te mira, el amor por tu país, el escenario,… son muchas cosas las que hacen que un jugador normal pueda parecer una estrella, y un superclase, dando ‘sólo’ el 100% puede parecer menos de lo que es. Es uno de los motivos por lo que nunca me gustó fichar a un jugador destacado de un mundial para un club. Son cosas muy diferentes. El jugador de Selección puede entrar en una especie de paroxismo deportivo, donde todo le sale y rinde, por momentos, muy por encima de sus posibilidades.
A mí ese movimiento de Koke jugando como lateral derecho en salida para que Carvajal/Odriozola ganen altura y Silva haga de nexo entre los dos me parece muy positivo a nivel de sistema. A mí es que el del Atleti me parece que debe partir como titular.

Portugal

Esto escribí mientras miraba el partido de España ante Suiza de hace una semana: En varias salidas estoy viendo a Koke en la zona del lateral derecho, permite que Odriozola se descuelgue por la cal y Áspas se coloque por dentro.
Y otra cosa que le comenté a Bruno Alemany con respecto al debut del Mundial vs Portugal: Probablemente el tema sea Thiago o Isco, para que Koke juegue entre Busquets y el lateral derecho. Lo que estoy reflexionando es si se dará la situación de elección entre Iniesta o Silva para dar una inyección de vértigo: Asensio o Vázquez, desde el comienzo.
¿Recuerdan alguna selección que tuviera tantos recursos como para cambiar drásticamente el plan inicial?
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Lo más positivo no es solo la calidad de la plantilla; es bueno destacar la lectura de Lopetegui y sus colaboradores en el desarrollo del juego mismo.
A mí también me parecía un nombre a tener en cuenta, pero Lopetegui ha preferido doblar las posiciones en defensa, creo que por la importancia que le da a los laterales en el sistema. Parece claro que sin Carvajal, necesita mantener capacidad de ruptura, y ahí ha decidido llamar a Odriozola en lugar de un relevo de Busquets y un central extra.
El partido de ayer no me gustó casi nada. Es que ni lo mejor que tenemos, la pareja de centrales + Busquets (para mí, lo mejor del equipo) me agradó y me dio sensación de poder. No había itinerarios para llegar al área de Túnez, los laterales no dieron el nivel esperado, Iniesta+Silva+Isco tampoco conectaron y arriba Rodrigo parecía insuficiente para los defensas tunecinos. Aún no he argumentado nada de la Selección, pero desde su convocatoria, me faltan “kilos” y “centímetros”.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Este equipo no es aquél que contaba con Alonso-Xavi-Iniesta-Villa; para mí los elementos diferenciales de aquella Selección campeona de Europa y del Mundo. Pero es que tampoco tiene sustitutos de ese nivel. Al menos, no lo han demostrado todavía en sus equipos de manera regular (lo digo por Isco). El momento en el que está nuestra selección me recuerda a la España de 2002, la de Camacho. Y aquél equipo tenía una serie de jugadores especialistas (Joaquín en el dribling, De Pedro en el balón parado, Morientes en el remate de cabeza, Nadal-Hierro como pareja de centrales, Baraja como el hombre gol desde el medio,…) que este equipo no tiene. Jugadores que sin jugar bien, sin que el equipo esté a gusto, puedan hacer algo diferente. No sé, sigo pensando que Morata (Rodrigo), Javi Martínez (Nacho), Bartra (Odriozola) y Parejo (Thiago) debían haber sido incluidos entre los 23 y tener opción de un plan B. A día de hoy, si queremos tocar, los tenemos muy buenos, pero no ya a los mejores; si queremos correr, los tenemos muy buenos, pero no a los más rápidos; si queremos defender, tenemos a los mejores, pero ni están acostumbrados a ello, ni tienen recambio. Y si queremos cambiar de plan, solo veo diferencias en la elección del delantero y en el cambio de sistema. Ojalá me equivoque, pero esta Selección me da mucho aire a la de Iñaki Sáez.

Messi, el primero

Leo Messi resolvió su enésimo Clásico de la Liga en un momento tan inesperado que, tratándose de él, resultó del todo previsible. La última década del fútbol mundial se ha caracterizado por retorcer las leyes del juego hasta concluir una sentencia que jamás puede ignorarse: lo primero siempre es Él. Encontrar acomodo a Leo es más rentable para su entrenador que hallar la estabilidad de su colectivo; incordiar durante hora y media al “10” sale más a cuenta al técnico de su adversario que desatar el tope del potencial de sus chavales. De ahí que fuera tan ventajoso para el Barça visitar el Santiago Bernabéu con la piel de cordero. Aplicar la lógica se disfraza de tentación, y un análisis estrictamente racional anima a buscar a los azulgranas arriba y provocar que suceda el mayor número de cosas posibles, porque la sensación es que, ahora mismo, falla más que acierta. Pero no puede (o no debe) afrontarse con escepticismo la batalla contra un Dios demostrado; en el momento en el que se olvida el principal axioma de la religión esférica, el infierno quema cualquier paraíso. En el fútbol, lo primero es Leo Messi.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
No obstante, cabe reseñar que el párrafo de presentación no se escribe en base a lo de ayer, sino tras años de recopilación de datos. Si un analista se abstrae de la experiencia y se centra sólo en lo que ocurrió anoche desde las 20:45 hasta las 22:30, encontrará infinidad de motivos para justificar, o por lo menos entender, el planteamiento de Zinedine Zidane. Su Madrid salió con el chip más agresivo del que dispone pero también con el más desenfadado, hasta el punto de que, por primera vez en mucho tiempo, desentendió de labores defensivas a la BBC por completo, que es algo que no acontece prácticamente nunca, ya que a Gareth Bale lo implica en la defensa -formando el 4-4-2 sin balón- incluso cuando visita al colista de la tabla.

No fue el caso. Bale, Benzema y Ronaldo, que comenzaron el encuentro desplazados a la banda izquierda (¡los tres a la vez!), se quedaban arriba esperando abastecimiento mientras el triángulo de la medular -Casemiro, Modric, Kroos- presionaba casi hombre a hombre a Messi, Iniesta y Rakitic respectivamente. La presión, al involucrar sólo a tres jugadores de manera realmente activa y abarcar demasiados metros, parecía bastante deslavazada, pero en aquellos primeros minutos surtió efecto debido al pobre desempeño de los azulgranas, que apenas se sentían seguros tocando el balón, lentamente, en las inmediaciones de ter Stegen.

Puede decirse que el Madrid no estaba convenciendo a casi nadie y que, sin embargo, si fuéramos unos recién llegados ignorantes de la existencia de Messi, habría convencido a la mayoría de que iba a ganar el envite sin sudar de más.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Pero pronto, el Barça entró en el partido aprovechando las ventajas que se le habían otorgado. La más clara estribaba en la soledad de Jordi Alba en el sector izquierdo. Al salir Zidane sin un extremo derecho ni nadie fijado en aquella zona, y al enfocar además a Modric a un trabajo específico sobre Iniesta, Alba se veía desmarcado jugada tras jugada y acababa recibiendo sin trabas los envíos de un ter Stegen estratégico, que amén de coleccionar paradas magníficas, articuló la salida desde atrás de los de Luis Enrique con bastante madurez y atino en la medición de riesgos. Así descubrieron los azulgranas que se podía cruzar la línea divisoria, en lo que fue el preámbulo del comienzo de la gran explosión: Leo Messi contra Carlos Henrique Casemiro.

El Siempre va a estar

La eliminatoria que enfrentó al Real Madrid frente al Bayern Munich puso de relieve que entre tanta calidad, y en temporadas tan largas donde los estados de forma varían, figuras menos protagonistas pueden serlo en un momento determinado. En el Bernabéu, Marcelo y Carvajal tocaron la pelota más que nadie en las filas blancas, convirtiendo las bandas en un permanente lugar de encuentro en el que apoyarse o desde donde desequilibrar. En concreto, la banda derecha del Real Madrid esta campaña tiene una historia que contar, que involucra a dos de los mejores futbolistas del plantel, Gareth Bale y Luka Modric, los cuales no pasan por su mejor momento. Para que eso no se haya notado tanto, un paso adelante. El de Daniel Carvajal, que en el día de hoy podría tener hasta cuatro compañeros diferentes.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Debe puntualizarse el crecimiento que ha llevado a Carvajal a ser capaz de interpretar como escudero tanto como mostrar un talento ofensivo y defensivo de primer orden, tan constante como determinante en muchos lances del juego. Su conocimiento de la posición, su continuidad en el equipo y su competitividad, labrada con dos Copas de Europa, le sitúan como un integrante destacado de la versión más completa de su equipo, que hoy tendrá ante el Barcelona la posibilidad de acercarse a un nuevo título de Liga. Sin estar asegurada la presencia del crack galés en el ‘XI’ de Zidane, el acompañante en la derecha del lateral puede pasar por tres opciones.

Una de las principales virtudes de Carvajal, extensible a los grandes laterales de hoy en día, es entender el protagonismo, sea suyo o de alguien superior que se sitúa por delante de él. Así ha sido con Gareth Bale, quien en este curso, principalmente después de su lesión, ha ejercido de hombre relevante sin tener protagonismo ni iniciativa en el juego, quedando no solo aislado sino fijando y abriendo en banda derecha. Para Zidane, la altura ofensiva de su lateral es una situación derivada del juego y no desde el inicio del mismo, pues quien suele dar amplitud en casi todo momento es el que juega por delante. Por eso, para Carvajal sería muy diferente el partido que dispute dependiendo de quien elija el francés en caso de que Bale parta desde el banquillo.

Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
La primera opción podría ser Isco, el más centrocampista de todas las opciones cuyas zonas más naturales se encuentran en el lado opuesto. Esta configuración recomendaría la versión más completa de Carvajal. Por un lado, Isco puede reforzar y ayudar a Modric a encontrar puntos de asociación que traten de recuperar su mejor nivel. Ahí, el ‘2’ se ha mostrado a la altura técnica y táctica, dando muestras de su progresión en la gestión del juego madridista, como apoyo y desahogo. Al mismo tiempo, también es esta elección la que le otorga un papel mucho más crucial en términos de profundidad, siendo el encargado de aparecer al espacio y ofrecer centros al área. Con Isco, Carvajal tendría que estar y llegar.

City City City

El partido ha durado lo que tardó Kloop en rectificar y buscar disputar el balón, luego de eso el Liverpool volvió a recuperar las sensaciones y fue suficiente para encontrarse con los goles. espero el Pool llegue lo más lejos posible, una final ante el Real Madrid me pondría muchisimo (soy de estos ultimos).
Además, el hecho de considerar a Sterling un segundo punta, ha permitido que el equipo haya tenido una referencia extra en el contragolpe, ya que, en el carril central, podía recibir directamente el pase al espacio de Silva o De Bruyne. El ex del Liverpool también ha quedado en muchas ocasiones mano a mano atacando espacios más abiertos, arrancando en su carrera con una diagonal desde derecha o incluso desde zonas más centradas, como vimos en varias ocasiones en el derbi de Manchester del pasado fin de semana.
Guardiola ha provocado más remates, y el futbolista ha respondido hasta cierto punto. Es obvio que el de Sampedor buscaba un finalizador sorpresa, y todo ha salido bien, excepto el ratio de acierto del canterano del Liverpool, que a pesar de sus buenos números, aún tiene margen de mejora. Sin duda es lo que más dudas deja, ya que sus decisiones y contactos en boca de gol aún deben mejorar. Sin duda, el choque contra el Liverpool será fantástico para medir qué pesa más, si la táctica o el talento.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
En este caso, parece evidente que la mano de Pep Guardiola ha resultado decisiva, ya que el sistema le ha brindado siempre situaciones francas de remate. Pep ideó un plan en el que el lateral derecho -Kyle Walker- ha hecho las veces de extremo derecho, con Sterling abandonando el carril diestro para acabar mucho más cerca del delantero centro que de la banda. Eso ha permitido tener espacio a un Kevin De Bruyne que ha gestionado muchos metros en el carril interior diestro del ataque, ganando altura para meter ese centro desde derecha tenso y tan peligroso que él maneja, a lo que hay que sumar la figura de Leroy Sané.
El alemán ha terminado de dar situaciones clarísimas de remate a Raheem Sterling. En los ataques posicionales, Sané queda abierto a izquierda, regatea, y mete la pelota al área, muchas veces al segundo palo, donde el ex del Liverpool ataca libre de marca, a la espalda de un central obligado a estar orientado hacia la banda izquierda del ataque citizen. Además, el alemán ha repetido esa jugada también en situaciones de transición, donde Sterling, con su velocidad, gana la posición en la carrera hacia detrás a la defensa y consigue atacar el lado débil en clara ventaja.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Raheem Sterling se presenta al encuentro como un elemento capital para que el Manchester City vaya abriendo brecha en el marcador, y esto puede ser interpretado como un arma de doble filo para las esperanzas del cuadro skyblue. No hay duda de que su efectividad goleadora ha crecido mucho en el presente curso: Sterling ha marcado 21 goles en 40 encuentros, un registro claramente superior a los 10 en 47 del curso pasado, o los 11 en 47 de su primera temporada en el equipo skyblue, pero también es cierto que su talento en los últimos metros deja dudas en muchas jugadas.

El Gran city

Todo esto resulta de especial interés si recordamos su etapa en Anfield, en especial la última temporada (2014-2015). Era la primera después de la marcha de Suárez; también el punto de inflexión que marcó el inicio del tempranero declive de Sturridge, maltratado desde entonces por incontables lesiones. Al no contar con un remplazo en la delantera, Rodgers ideó, imagino que inspirado por aquel antes y después que supuso el Pep-Team, una alternativa táctica como el ubicar a Raheem de falso nueve. Fue en esa posición donde vimos más cómodo al futbolista de origen jamaicano. Con una gran libertad posicional que le habilitaba para bajar a descargar o romper al espacio según el momento, Sterling mostró que su fútbol puede ser resumido con un atributo: la velocidad. En efecto, la velocidad impregnaba la totalidad de sus acciones, ya sea corriendo sin la pelota o maniobrando con ella en los pies. Era rápido pensando y también ejecutando, lo que se ejemplificaba con su facilidad para salir constantemente de las situaciones de presión del adversario. Un ritmo alto de partido, en el que el caos predominara y por tanto los espacios se multiplicaran, era el que mejor casaba con el estilo de juego del internacional inglés.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Las altas expectativas que se generaron respecto a él se templaron después de su mediocre primera temporada vestido de celeste. Quizá fue la losa por haber protagonizado un traspaso tan costoso, quizá el hecho no disponer de una holgura táctica como la precedente. Sea como sea, nada parecía indicar que su encaje fuera a mejorar con la llegada de Pep, en todo caso al revés. Pero el técnico catalán le dio un intangible de gran valor, la confianza plena, tal y como se desprende de su sistemática negativa a emplearlo como moneda de cambio por un futbolista ya consolidado como Alexis Sánchez. Y la importancia del apartado anímico en el fútbol, que a veces dejamos de lado, volvió a ejercer de gran protagonista.
Ya desde el mismo inicio de la temporada actual, Sterling pareció distinto, más fresco y sobre todo más efectivo en sus acciones, en especial aquellas que hacen referencia a la materialización de ocasiones. Es vital señalar que ha habido una visible evolución táctica durante esta etapa presente: mientras que en los primeros partidos su rol era muy parecido al de Sané, actuando prácticamente de chincheta posicional en banda, hoy en día (tal y como se explica en el texto) sus incursiones en la zona central son constantes. En otras palabras, podemos intuir que es tal la impresión que el desempeño de Raheem ha provocado en Guardiola que el de Santpedor ha querido potenciarlo, aunque eso implicara retocar su intrincado sistema.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Para concluir, debo admitir que, aunque en base a las líneas anteriores parezca lo contrario, no siento por Sterling una debilidad especial. Pienso que le falta la finura técnica de los grandes regateadores y el poso emocional de aquellos cracks capaces de liderar a sus equipos; en ese sentido, puedo afirmar que Sané me parece indiscutiblemente un auténtico jugadorazo, si no todavía sí a medio plazo. En cualquier caso, es obvio que Sterling es parte primordial del City que ha tiranizado la Premier League 2017-2018; también del que seguro no podrá las cosas nada fáciles al Liverpool durante la noche de hoy.

El Siempre va a estar

La eliminatoria que enfrentó al Real Madrid frente al Bayern Munich puso de relieve que entre tanta calidad, y en temporadas tan largas donde los estados de forma varían, figuras menos protagonistas pueden serlo en un momento determinado. En el Bernabéu, Marcelo y Carvajal tocaron la pelota más que nadie en las filas blancas, convirtiendo las bandas en un permanente lugar de encuentro en el que apoyarse o desde donde desequilibrar. En concreto, la banda derecha del Real Madrid esta campaña tiene una historia que contar, que involucra a dos de los mejores futbolistas del plantel, Gareth Bale y Luka Modric, los cuales no pasan por su mejor momento. Para que eso no se haya notado tanto, un paso adelante. El de Daniel Carvajal, que en el día de hoy podría tener hasta cuatro compañeros diferentes.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Debe puntualizarse el crecimiento que ha llevado a Carvajal a ser capaz de interpretar como escudero tanto como mostrar un talento ofensivo y defensivo de primer orden, tan constante como determinante en muchos lances del juego. Su conocimiento de la posición, su continuidad en el equipo y su competitividad, labrada con dos Copas de Europa, le sitúan como un integrante destacado de la versión más completa de su equipo, que hoy tendrá ante el Barcelona la posibilidad de acercarse a un nuevo título de Liga. Sin estar asegurada la presencia del crack galés en el ‘XI’ de Zidane, el acompañante en la derecha del lateral puede pasar por tres opciones.

Una de las principales virtudes de Carvajal, extensible a los grandes laterales de hoy en día, es entender el protagonismo, sea suyo o de alguien superior que se sitúa por delante de él. Así ha sido con Gareth Bale, quien en este curso, principalmente después de su lesión, ha ejercido de hombre relevante sin tener protagonismo ni iniciativa en el juego, quedando no solo aislado sino fijando y abriendo en banda derecha. Para Zidane, la altura ofensiva de su lateral es una situación derivada del juego y no desde el inicio del mismo, pues quien suele dar amplitud en casi todo momento es el que juega por delante. Por eso, para Carvajal sería muy diferente el partido que dispute dependiendo de quien elija el francés en caso de que Bale parta desde el banquillo.

Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
La primera opción podría ser Isco, el más centrocampista de todas las opciones cuyas zonas más naturales se encuentran en el lado opuesto. Esta configuración recomendaría la versión más completa de Carvajal. Por un lado, Isco puede reforzar y ayudar a Modric a encontrar puntos de asociación que traten de recuperar su mejor nivel. Ahí, el ‘2’ se ha mostrado a la altura técnica y táctica, dando muestras de su progresión en la gestión del juego madridista, como apoyo y desahogo. Al mismo tiempo, también es esta elección la que le otorga un papel mucho más crucial en términos de profundidad, siendo el encargado de aparecer al espacio y ofrecer centros al área. Con Isco, Carvajal tendría que estar y llegar.

Busquets vs Zidane

El modesto nivel de Busquets ha sido objeto de debate desde que empezó la temporada. Un futbolista de teórica talla mundial no ha sido capaz solucionar con regularidad ninguno de los problemas que han dificultado el día a día de su equipo, ni con balón ni sin él, si bien supo completar un puñado de noches notables que hicieron descartar la mayor: su bajo rendimiento no se debía a una supuesta falta de forma física. La caída de Busquets no es tal cosa propiamente dicha, pues él sigue siendo el de siempre, sino la consecuencia más negativa de la ya casi total transformación táctica -y estilística- del FC Barcelona.

En lo vinculado a él, lo más llamativo radica en su nueva (y rara) dinámica de movimientos. Sergio sólo ocupa la base de la jugada durante la fase de salida de balón. En esos primeros pases, sí se implica con Umtiti y Piqué para intentar que el Barça progrese con la posesión controlada, pero en cuanto se supera ese trance, Busquets desaparece de la zona de pivote y se sitúa dos escalones más arriba, a menudo por delante de los dos interiores, con, se intuye, la tarea de presionar arriba de la manera más inmediata posible en el momento de la pérdida de la pelota. Su peso en la gestión del juego es ínfimo, habiendo bajado su número de pases/partido de 86,5 a 52,9 en sólo cinco años (un 40% menos de participación). En relación al curso pasado, el descenso es de 17,1 pases por cada 90 min (25% menos de presencia).
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Esto está teniendo un impacto anímico en el de Badía que se traduce en datos tan interesantes como potentes. Valorando los del propio Busquets y los de Mascherano, Gomes y Rakitic cuando han ejercido de pivote en este curso, Sergio es el penúltimo en pases completados y el penúltimo en porcentaje de acierto en los mismos, con Mascherano y André superándole en ambas disciplinas. A su vez, es el que menos rédito obtiene de la nueva posición adelantada del mediocentro en este esquema, pues es el que menos ocasiones crea de los cuatro candidatos quedándose incluso por debajo de un especialista defensivo como es el Jefecito. El argentino crea una ocasión cada dos partidos y Busquets, menos de una cada tres encuentros.

El haberse visto desplazado del juego afecta a su confianza. No es lo mismo marear a quien tiene que ganarse una importancia que a quien cree, escucha o sabe que ya se la ganó.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
En cualquier caso, donde más se resiente el aporte de Busquets es en la transición ataque-defensa. La posesión culé rara vez alcanza una calidad como para que el rival se desordene antes de recuperar el balón, lo cual le permite salir fácil a la contra, superar la altura de Sergio y agujerear al Barcelona por el callejón que queda entre sus dos interiores.

Consciente de que su sistema nunca ha sido perfecto en esta fase y amenazado por la calidad que le presume al contragolpe del Real Madrid, Luis Enrique siempre ha matizado su propuesta cuando se ha enfrentado al equipo de Ronaldo, dirigiéndola más a una posesión defensiva de resultado desigual: cuando los blancos han necesitado la victoria, se han precipitado a la hora de presionar, Busquets y cía lo han bailado y se ha llegado hasta el punto de una victoria azulgrana en el Santiago Bernabéu por 0-4 sin el concurso de Messi.

Que sombra tan Larga

La trayectoria de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid puede leerse desde muchos puntos. Uno de ellos es la inclusión de Carlos Casemiro como titular y también referente competitivo del equipo, frente a los planes de Ancelotti -James- y los de Benítez -con Casemiro en la rotación pero sin el peso adquirido con Zizou-, donde el brasileño nunca gozó de la relevancia actual. La evolución que ha llevado a los blancos bajo mando del francés ha dejado al sudamericano, siempre, en una posición de privilegiada importancia. El hoy mediocentro titular del Real Madrid y la selección brasileña ha representado con continuidad el sistema más reconocible de su entrenador, siendo en todo momento esencial en el proyecto. Ante equipos muy inferiores, ante los mejores, en superioridad o inferioridad, Casemiro ha jugado de titular y lo ha hecho creando cierta sensación de necesidad en sus ausencias del equipo.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Si bien en el partido de la primera vuelta en el Camp Nou, con Casemiro lesionado, el Real Madrid supo suplirle con magisterio, en concreto el de Modric en el pivote, y con Lucas Vázquez cerrando la banda en defensa, el choque de hoy puede valer una Liga que podría tener en el mediocentro ex del Oporto un contexto en el que marcar diferencias. El momento al que llega el Fútbol Club Barcelona, desde todo punto de vista, parece una puerta abierta a que Casemiro sea más de lo que ya es. Las particularidades, bajas y dependencias de los de Luis Enrique en su juego con la pelota no parecen las más indicadas para superar la línea que marca Casemiro desde su posición. El Barça, en la noche de hoy, puede encontrar en el mediocampista blanco una sombra más alargada que las demás.

Casemiro primero marcó diferencias en la élite por su poderío aéreo y su capacidad para el robo. En esta última cuestión no solo lo hacía siendo mucho más joven, sino que continúa siendo la gran referencia, junto a N’Golo Kante, del continente europeo. Los datos así lo reflejan. El brasileño suma el 21% de los robos de balón de su equipo y con él en el campo, el Real Madrid suma 33 robos por partido, mientras solo son 27 por choque cuando no encuentra a Casemiro en la alineación titular. No es ningún secreto, Carlos Henrique es una suerte de genio robando la pelota en todo tipo de situaciones. Después, con el tiempo, comenzó a sumar intercepciones, muchas de ellas más relacionadas con la lectura del pase y la protección del espacio. Entre esos dos parámetros defensivos está su importancia en el choque de hoy.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Para entender hasta qué punto puede ser ilustrativo complementar el dato anterior con el que dice que impide y desbarata casi el 13% de los regates rivales en campo contrario, hay que mirar a su rival, que con casi toda probabilidad no contará con Neymar Jr., uno de los dos grandes regateadores que tiene Luis Enrique en la plantilla. Junto a Leo Messi, dos ventajas que en épocas recientes, y cada uno en un costado, hacían anchísima la posición del mediocentro rival, encargado de las ayudas y los ajustes por detrás de los interiores. Sin el de Mogi das Cruces, y siendo su sustituto un jugador no caracterizado por la velocidad y el uno contra uno, la batalla parece más encaminada que nunca a la localizada en la zona de Messi, la misma que la de Casemiro.

Messi, el primero

Leo Messi resolvió su enésimo Clásico de la Liga en un momento tan inesperado que, tratándose de él, resultó del todo previsible. La última década del fútbol mundial se ha caracterizado por retorcer las leyes del juego hasta concluir una sentencia que jamás puede ignorarse: lo primero siempre es Él. Encontrar acomodo a Leo es más rentable para su entrenador que hallar la estabilidad de su colectivo; incordiar durante hora y media al “10” sale más a cuenta al técnico de su adversario que desatar el tope del potencial de sus chavales. De ahí que fuera tan ventajoso para el Barça visitar el Santiago Bernabéu con la piel de cordero. Aplicar la lógica se disfraza de tentación, y un análisis estrictamente racional anima a buscar a los azulgranas arriba y provocar que suceda el mayor número de cosas posibles, porque la sensación es que, ahora mismo, falla más que acierta. Pero no puede (o no debe) afrontarse con escepticismo la batalla contra un Dios demostrado; en el momento en el que se olvida el principal axioma de la religión esférica, el infierno quema cualquier paraíso. En el fútbol, lo primero es Leo Messi.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
No obstante, cabe reseñar que el párrafo de presentación no se escribe en base a lo de ayer, sino tras años de recopilación de datos. Si un analista se abstrae de la experiencia y se centra sólo en lo que ocurrió anoche desde las 20:45 hasta las 22:30, encontrará infinidad de motivos para justificar, o por lo menos entender, el planteamiento de Zinedine Zidane. Su Madrid salió con el chip más agresivo del que dispone pero también con el más desenfadado, hasta el punto de que, por primera vez en mucho tiempo, desentendió de labores defensivas a la BBC por completo, que es algo que no acontece prácticamente nunca, ya que a Gareth Bale lo implica en la defensa -formando el 4-4-2 sin balón- incluso cuando visita al colista de la tabla.

No fue el caso. Bale, Benzema y Ronaldo, que comenzaron el encuentro desplazados a la banda izquierda (¡los tres a la vez!), se quedaban arriba esperando abastecimiento mientras el triángulo de la medular -Casemiro, Modric, Kroos- presionaba casi hombre a hombre a Messi, Iniesta y Rakitic respectivamente. La presión, al involucrar sólo a tres jugadores de manera realmente activa y abarcar demasiados metros, parecía bastante deslavazada, pero en aquellos primeros minutos surtió efecto debido al pobre desempeño de los azulgranas, que apenas se sentían seguros tocando el balón, lentamente, en las inmediaciones de ter Stegen.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Puede decirse que el Madrid no estaba convenciendo a casi nadie y que, sin embargo, si fuéramos unos recién llegados ignorantes de la existencia de Messi, habría convencido a la mayoría de que iba a ganar el envite sin sudar de más.

Pero pronto, el Barça entró en el partido aprovechando las ventajas que se le habían otorgado. La más clara estribaba en la soledad de Jordi Alba en el sector izquierdo. Al salir Zidane sin un extremo derecho ni nadie fijado en aquella zona, y al enfocar además a Modric a un trabajo específico sobre Iniesta, Alba se veía desmarcado jugada tras jugada y acababa recibiendo sin trabas los envíos de un ter Stegen estratégico, que amén de coleccionar paradas magníficas, articuló la salida desde atrás de los de Luis Enrique con bastante madurez y atino en la medición de riesgos. Así descubrieron los azulgranas que se podía cruzar la línea divisoria, en lo que fue el preámbulo del comienzo de la gran explosión: Leo Messi contra Carlos Henrique Casemiro.